22 feb. 2017

CORAZÓN DE PINOLE novela



Primer capítulo del libro CORAZÓN DE PINOLE novela
Una historia de amor,desilusión y tragedia. Una novela para reflexionar sobre algunos episodios más o menos reales de negligencia médica y tráfico de órganos. Un trama romántico de amor y desamor, en un escenario real campirano que se quedará para siempre en el corazón...

 


EL COMIENZO DEL FINAL


El salón de eventos de la Unión Ganadera vestía de gala, exagerando un poco en empalagosos adornos que en cualquier otra época del año, pero se expandía un entusiasmo colectivo.
  El bullicio de la cantidad de gente se mezclaba con la música en un unísono incomprensible, perdía el ritmo en un ambiente que debería ser agradable para Alicia. El nuevo año estaba por arribar y las ilusiones de que por fin algo nuevo llegara a su vida, pero lo único que se faroleaba en su cara, era la desilusión de ver a Ernesto sumido en la atención de otra y robando caricias escondidas.
  Hacía poco había entrado el nuevo partido político en el poder, intentando rescatar costumbres olvidadas de un pueblo que se empeñaba en el modernismo. Se tomó como tradición la despedida del año, con el festejo del natalicio del compositor mexicano Silvestre Revueltas, nacido un 31 de diciembre. Y la celebración concluía al dar las doce con la mejor de sus obras, el hermoso poema sinfónico con un estilo propio. Algunas filarmónicas en varias partes del mundo, han tenido el honor de tocar esta obra maestra, pero se escogió para el evento, la mejor presentación de un video de las redes sociales. La grabación de la Filarmónica de Berlín con  el maestro Gustavo Dudamel. Y justamente en ese momento se proyectaba en una pantalla gigante al final del salón. Moría un año, arrastrándose como culebra para pasar a otro mejor. Sensemayá se murió.    
  Para Alicia no había mucho que festejar, salió del salón después de que recogió el abrigo que tenía colgado en el respaldo de la silla. Las ganas de seguir celebrando, se fueron apagando conforme las copas fluían en la mesa, entre conversaciones poco entendibles, movimientos incontrolables, ridículos al fin. Las voces y tema perdían el interés. La impaciencia le llegó al ver las manos de Ernesto liadas descaradamente alrededor del cuello de María Antonia. La risa por demás cínica y las palabras terminadas en sílabas largas de una conversación que no entendía y que aparte le quedaba al otro lado de la mesa. Observaba pensativa las caras de cada uno que conocía de hacía tiempo, pero que ahora le parecían desconocidas. No le daba gana dar explicaciones de su partida, tampoco sentía el derecho de echar a perder el bello momento que disfrutaban los otros, el disgusto e incomodidad eran cosa suya nada más. Marisela se sumía en una charla con un grupo de amigos que hacía tiempo no veía, olvidando por ratos a su amiga. Mientras los intrigantes y enamoradizos ojos de Fermín no se le quitaban de encima, pero Miriam interrumpía celosamente el interés puesto en Alicia, con un comentario insulso interponiendo mitad de su cuerpo entre ellos. Jorge estaba sentado una mesa más allá, pero frente a ella y aprovechando las pausadas miradas de Alicia, le sonreía más tímido que otra cosa. Esperaba desprenderse de una conversación poco interesante y correr a su lado, pero los compañeros no le daban oportunidad. Estiró el cuello más de la cuenta en cuanto la vio dejar la silla, pero una persona se interpuso entre ambos y ya no supo qué dirección tomó. Tal vez si hubiese sabido que dejaba la fiesta ahora, sin pensarlo dos veces, hubiese ido tras de ella. Esperó largo rato con el cuello alargado sin perder la esperanza de verla aparecer.


No despegaba la mirada de la entrada a los sanitarios y conforme pasaba el tiempo, la impaciencia se apoderaba de él y entonces decidió salir en su busca. En la puerta recibió con desilusión la noticia de que se había marchado. Al pasar frente a la mesa de Ernesto y verlo inmerso en la divertida charla con María Antonia y los movimientos de ambos que no dejaban nada a la imaginación, comprendió entonces, con justa razón, la partida de Alicia.

La noche era media clara y fría, estrellada en partes y nubarrones oscuros en otras. Poco antes de salir del salón, el joven edecán se acercó y le entregó un folleto presumiendo con ello y aflorando una sonrisa, la primicia del histórico evento con bonitos deseos impresos del partido político, el responsable de la celebración, mientras le decía: ─ ¿No se quedará a recibir el nuevo año, señora? ...ya se deja ver en pantalla el video de la filarmónica despidiendo el año viejo ─con un movimiento de cabeza, contestó que no, mientras miraba hacia atrás con la esperanza de que Ernesto la hubiese seguido, que le hubiese explicado, pero él ni siquiera se percató de su ausencia. Pensó que era mejor así, entonces miró al chico y enseguida le dijo con una leve tristeza en el tono de su voz: ─Solo vine a conmemorar el cumpleaños de Silvestre Revueltas y la celebración concluye ahora ─entonces le sonrió, como sólo ella sabía hacerlo, con un sonrisa que robaba el alma de cualquiera, después le dio las gracias y salió enseguida. Dobló en dos partes el papel y lo metió al bolsillo, se arropó hasta la nuca con las solapas del abrigo, al sentir el fuerte viento invernal chillándole en las orejas y haciendo que le corrieran lágrimas por las mejillas, luego metió las desnudas manos a los bolsillos para protegerlas del frío.
  Mientras se alejaba, la hermosa obra Sensemayá (canto para matar a una culebra) le seguía los pasos y ponía fin al año viejo...

La culebra muerta no puede comer,
la culebra muerta no puede silbar,
no puede caminar,
no puede correr.
La culebra muerta no puede mirar,
la culebra muerta no puede beber,
no puede respirar
no puede morder.

¡Mayombé—bombe—mayombé!
Sensemayá, la culebra...
¡Mayombé—bombe—mayombé!
Sensemayá, no se mueve...
¡Mayombé—bombe—mayombé!
Sensemayá, la culebra...
¡Mayombé—bombe—mayombé!
Sensemayá, se murió.

...éste, se apagaba poco a poco hasta escucharse solo un murmullo poético melodioso, un momento después por la distancia, quedó en la nada. Alicia repetía en su mente, aunque movía los labios: Sensemayá se murió, la culebra se murió y ya muerta no puede hacer daño.
  No le importó caminar sola a esas horas de la noche, casi de madrugada. Después de algunos minutos ya no sentía el frío, respiraba profundo el aire fresco. Caminó sin sentir miedo por las aceras, dándole vuelta a las calles oscuras, pero esquivando las luces fuertes. Los tacones altos le empezaban a molestar, por lo tanto decidió quitárselos.
Aunque las medias de nylon se le iban deshilachando por el camino, se quedaban enganchadas en el adoquín. Pero qué podía importar, y a pesar de que el suelo estaba muy frío, eso tampoco le importó.
  Aprovechó la caminata de la tranquila noche para pensar en su vida, y darse cuenta lo mucho que extrañaba a su padre. No tenía ninguna imagen de su madre, no podía hacerle falta si nunca la conoció, pero su padre aparte de ser buen padre fue un gran amigo. Miró al cielo e intentó reconocerlo entre la multitud de estrellas, esperaba ver la cara delineada por las pequeñitas luces, fantaseando como su hija Claudia, pero no lo logró. La fantasía la abandonó hace tiempo, cuando se olvidó de ser niña e intentó seguir la vida sin preocupaciones, sin mirar al cielo.
  El frío rocío que dejaba la niebla a su paso le rozó las mejillas, la hizo parpadear, cerró un poco los ojos pero no retiró la mirada al cielo. Los nubarrones empezaron a empalmarse con movimientos rápidos, cubriendo el resto del cielo estrellado, se envolvió en el abrigo para darse calor ella misma. Las gotitas diminutas que caían desde lo alto se convirtieron en lluvia tranquila, las sintió caer pesadas, como congeladas, era el aguanieve, muy normal en esa temporada y la cara de Alicia en un segundo estaba empapada y medio entumecida, ya no podía mantener la mirada hacia el cielo. Bajó la cabeza, sacó un pañuelo y limpio la humedad de su cara, pero no eran lágrimas, los últimos días había llorado suficiente, ahora no le daba gana. Aunque la lluvia caía tranquila la empezaba a mojar ya y el cuerpo se enfriaba rápidamente.
  Disfrutó el fresco viento contra su cara, aspiró el aire limpio varias veces, hasta sentir un ardor en la nariz por lo helado. El abrigo le empezaba a pesar, estaba muy mojado y el agua se había filtrado hasta mojarle el vestido.
Las gotas caían ya despacio a través del dobladillo, mojándole los tobillos. Pensó acelerar el paso antes de quedarse congelada a medio camino.
   Estaba llegando al puente de la entrada al pueblo, el ancho puente que permite cruzar el río, por donde a diario pasaba en su jeep pero nunca lo había cruzado a pie y se sentía extraña y divertida de poder hacerlo ahora. Se detuvo un poco, para observar desde arriba la corriente tranquila del río, casi vacío. Aunque poco podía ver entre la obscuridad, pudo distinguir que en medio se alzaba una colina de arena movediza, obligando a la corriente a partirse en dos y recargarse a las orillas. Respiró aliviada cuando cruzaba el puente, estaba llegando a casa, no pensó más en Ernesto, ya nada le preocupaba de él. Estaba cansada y totalmente mojada, lo único que quería era llegar a casa y darse un baño tibio como lo acostumbraba de pequeña, después de haber estado afuera jugando en los charcos que dejaba la lluvia.
  Entraba a la colonia de Colinas, el alumbrado público iluminaba sus pasos acelerados y tiritando de frío. No había tráfico, las calles estaban vacías, nadie la vio caminar descalza por las aceras. Los pocos vecinos que había, sino dormían profundamente, entonces estaban con el resto del pueblo en el salón de la Unión Ganadera, en la celebración colectiva.
  Abrió la puerta de la entrada y deseó con todo su corazón que las gemelas no la sintieran llegar, no sabría qué decirles, no tenía ganas de darles explicaciones. Sus hijas ya dormían y ella estaba cansada, muy cansada y el frío le carcomía la carne y le empezaba a congelar hasta los huesos. Subió las escaleras dejando una huella de agua helada de sus pisadas tras de sí. Una vez en el dormitorio, dejó caer la ropa empapada sobre el piso y se encaminó desnuda al cuarto de baño.
  Abrió la llave del agua caliente y después la mezcló con un poco de fría. Se introdujo en la regadera deteniéndose con las asideras para no resbalar, ya no sentía los dedos de los pies y casi traía congelado todo el cuerpo. Puso el agua lo más caliente que la pudo aguantar y se metió despacio bajo el chorro humeante, cerrando los ojos y disfrutando el cambio de temperatura en su cuerpo. Se quedó unos momentos bajo el chorro sin moverse, esperando sentir la acostumbrada tibieza de su cuerpo.
  En lo más escondido de su cerebro, ahí donde guardaba los más preciados recuerdos, hizo venir uno y la voz de su padre que la llamaba: Alicia, Chavelita ya tiene lista el agua. Ven ahora que se enfría de nuevo. Por tercera vez le advertía pero Alicia no lo escuchaba. Seguía poseída por el ritmo de la lluvia de la tardía primavera. Enseñando una sonrisa placentera en su rostro infantil, esa que desarmaba a Fidel nada más al verla. Entonces movía su padre la cabeza y sonreía también, le hacía una seña a la nana Chavelita para que esperara un rato más y tal vez tendría que poner agua caliente de nuevo en la bañera, pues su hija no tenía para cuando terminar aquel absorto ritual. Su pequeña no quería despedirse del juego que la divertía mucho. El agua le chorreaba por todos lados y ella seguía dando vueltas por todo el patio, a veces gritando o a veces riendo a carcajadas.
  Se ponía a tortear los charcos que se hacían en las honduras del piso, los zapatos gorgoreaban en cada impulso y las burbujitas que salían por la comisura del pie, cosquilleaban y provocaban en Alicia una carcajada que para Fidel no tenía precio. Solo le quedaba el pendiente de no verla resbalar.

  Alicia elevó las manos bajo la regadera y tuvo el impulso de ponerse a dar vueltas, tratando de imitar el recuerdo de su infancia, pero el reducido espacio no se lo permitió. Entonces dio vuelta a los grifos y cerró un momento el agua. Enseguida enjabonó el cuerpo con un gel de aroma a lavanda, se envolvió en la espuma que producía al restregarse, acarició delicadamente el hermoso cuerpo y se hizo mentalmente un pequeño reproche por tenerlo en el abandono. Volvió a dejar salir el agua más caliente que al principio, enjuagó cada centímetro hasta quedar sin rastro de la espuma y después aspiró profundamente el resto del aroma que se le quedaba prendido en la piel y el cual la acompañaría en su cama, en su sueño.
  Al momento de meterse bajo las sábanas, escuchó con desagrado que aún arrojaban cohetes pirotécnicos y muy a lo lejos, algún borracho reventaba tiros con pistola a pesar de estar prohibido. Estiró las cobijas y se cubrió hasta la cabeza, para aminorar el estruendoso ruido, pero como estaba muy cansada y el baño caliente le provocó de inmediato el sueño, enseguida se arrulló con su propia respiración.
  No sabía cuánto tiempo había pasado desde que escuchó los cohetes, tampoco supo cuánto durmió y si en realidad lo había hecho, cuando la sobresaltó la sirena de una ambulancia. Estiró la mano y acercó el reloj para poder ver la hora, ya era de día y una rayita de sol se colaba por la ventana, el nuevo año había comenzado y lo estaba haciendo muy mal.
  Restregó los ojos adormilada, los párpados los sentía de plomo, miró con tristeza el lugar vacío de al lado, el corazón le saltaba intranquilo por el sobresalto al despertar. Se recostó de nuevo sobre la almohada, se puso de lado y se acurrucó como un gatito buscando la tibieza bajo las sábanas.
  Tenía la intención de seguir durmiendo pero a lo lejos se escuchaba aún el alboroto de la ambulancia y le pareció escuchar también a los bomberos. Algún herido cómo pasaba cada año o tal vez un accidente de auto por algún borracho irresponsable. La gente estaba loca, bebían, reían envueltos en un éxtasis placentero, despidiendo y recibiendo el año.

Las palabras bárbaras e injustas de María Antonia, sin mirarla a los ojos mientras se las decía, aun resonaban en todos los rincones de la cabeza, cada una de ellas le pinchaban como agujas traicioneras en las membranas cerebrales. Pero le dolía aún más la actitud de Ernesto, por eso ella se preguntaba, después de recorrer todo una y otra vez ¿No le bastó el engaño, el desprecio con el que me hizo vivir tantos años? ¿Tenía mi padre que pagar por su cobardía, por su ambición? ¿Por qué tanta mentira, tanta hipocresía? ¿Quién les dio el derecho a “esos tres” de regir sobre la vida de los demás?
  Veía de reojo el lugar vacío, el que por muchos años perteneciera a Ernesto y el semblante ya no era angustioso, era sombrío, lleno de odio y desilusión.
  Cerró los ojos e intentó seguir durmiendo, pero en lugar de lograrlo, se transportó en el tiempo... seis meses atrás.

 Si quieres leer todo el libro lo encuentras en las siguientes tiendas virtuales:

https://www.amazon.de/Coraz%C3%B3n-Pinole-Norma-Vel%C3%A1zquez-Jurgeit/dp/1516985036/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1487767117&sr=8-1&keywords=coraz%C3%B3n+de+pinole
Pide aquí tu libro

https://www.createspace.com/5593196
Pide aquí tu libro

http://www.barnesandnoble.com/w/coraz-n-de-pinole-norma-vel-zquez-jurgeit/1123115078?ean=9781516985036
Pide aquí tu libro